image

Windows 11 llegó para quedarse y Microsoft ya no va a producir W10, ya que ha introducido en el mercado el nuevo Windows 11 y sus precios no han variado mucho entre uno y otro. Esta situación ya se ha vivido antes dentro del sector tecnológico, con el cambio de Windows 8 a Windows 10.

 

Es usual el encuentro con clientes que van a presentar una resistencia al cambio por lo que, dentro del alquiler de laptops y el leasing operativo es necesario que las empresas arrendadoras informen a su público sobre las diferencias, beneficios y cambios que podrán encontrar en el nuevo sistema operativos para facilitar tu adaptación.

 

Otra de las problemáticas que se están presentando en los clientes es que los programas dejan de ser compatibles y esto implica una reinversión de su parte en actualizar su software.


¿Qué sucede con los equipos?

Lo recomendable es que los quipos que cuentan con licencia de Windows 10 se queden con esa licencia, para mantener el orden y evitar complicaciones en el funcionamiento de los equipos.

 

¿Por qué no hacer un update a los activos?

El Windows 11 no es compatible aún con todos los equipos, sobre todo de Intel de 8va generación hacia abajo. Los fabricantes están trabajando en este tema para crear y actualizar sus controladores, pero la recomendación es no usar estos modelos hasta que confirmemos que trabajan al 100% con ese sistema


¿Qué sucede si un cliente instala Windows 11 en los equipos que ya tiene en alquiler?

 

Lo más probable es que existan una serie de incidencias que se han registrado en pruebas realizadas por Leasein, pantallas azules, mal funcionamiento de drivers, entre otros. Primero se debe hacer una serie de pruebas en el equipo a actualizar, lo correcto es que el cliente notifique antes de manipular el equipo para generar cambios como este, por lo que es vital informar a los usuarios.