image

¿Qué debes tomar en cuenta sí o sí cuando te aventures en el mundo digital?

Los emprendimientos digitales toman fuerza, después de años complicados para muchos sectores, los trabajadores han buscado independencia y ser sus propios jefes dentro de un mundo digital que reboza de nuevas oportunidades.

Es este artículo repasaremos las estrategias que no pueden faltar en un emprendimiento digital y como juntas pueden aportar mucho crecimiento a tu marca.

Pero, ¿Qué claves se han de tomar en cuenta los nuevos emprendedores digitales?

 

1.Posicionamiento en Google

Todos buscan que su marca sea la primera opción en la mente sus potenciales clientes. Pero, el posicionamiento dentro de las plataformas digitales ya no recae en el buen trabajo del marketero que buscaba generar una conexión con sus usuarios mediante grandes campañas publicitarias. Ahora antes de realizar cualquier compra o buscar información de un nuevo producto, el primer lugar por el que pasamos es el motor de búsqueda más grande del mundo. Google les ha dado la posibilidad a millones de empresas de posicionarse dentro de su plataforma mediante dos aspectos claves. El Search engine optimization o SEO y el Search engine marketing o SEM.

El SEO es el motor orgánico de posicionamiento, donde dependiendo de la calidad de optimización de tus servicios web, como sitio web y landing pages, acompañado de la indexación de términos clave de búsqueda proporciona una valoración medible que se verá reflejada en el resultado de las búsquedas que tenga el usuario. Un buen manejo de este generará que tu marca sea la primera en las búsquedas dentro de la plataforma.

El SEM está orientado a una estrategia de marketing digital integrada, donde mediante herramientas como Google Ads es posible alcanzar a nuevos usuarios potenciales al colocar publicidad dentro de otros espacios de búsqueda orientada mediante una segmentación de usuarios.

El correcto manejo de ambas estrategias proporcionará una generación de leads continua de calidad hacia tus espacios digitales. 

2.Customer Journey

El customer journey es el camino que recorre un cliente a lo largo de los diferentes puntos de contacto e interrelación con una empresa u organización. Esta estrategia toma ese nombre porque el foco de atención se centra en el usuario. ¿Quién es nuestro usuario? ¿Sabemos qué hace en su tiempo libre? ¿En qué trabaja? y lo más importante, ¿Qué factores son determinantes para su compra?

Resolver las interrogantes anteriores es de suma importancia, ya que mientras más podamos decir y pensar como nuestro cliente, podremos entender mejor cómo y dónde interactuar con él.

Por eso es clave entender las distintas fases que posee esta figura.

A.   Conciencia: Estamos en una fase de información del usuario, y no se intenta incitar al usuario a comprar, simplemente se le informa de que hay un producto para una necesidad que este puede tener.

B.  Consideración: Esta es la fase de valoración, o como su propio nombre indica, de consideración de las opciones que encuentra para realizar la compra.  Hay que informar a los consumidores de las características del producto, así como la promesa de valor.

C.  Compra: Es el momento donde el usuario ya tomó la decisión y tener un canal digital optimizado que apoye una adquisición rápida es clave para no perder el impulso de compra de nuestros usuarios.

D.  Retención: El objetivo de esta fase es mantener la relación con el cliente y propiciar que este repita compras y se fidelice con la marca.

E.     Recomendación: Un proceso de compra satisfactorio produce una recomendación. Las redes sociales, las valoraciones, los testimonios y el boca a boca son las partes más importantes de esta fase.

Lo ideal es poco a poco enfocarse en los puntos que según tu público y tu estrategia consideres clave en un momento determinado, pero entender que todas las partes de este viaje son importantes para crear relaciones duraderas con nuestros usuarios. 

3.Design thinking

Esta metodología está enfocada en la resolución de problemas mediante propuestas creativas enfocadas en cómo piensan nuestros usuarios. Busca tener como eje al consumidor final y se basa en empatizar con estos para luego experimentar con soluciones innovadoras. De esta forma, las empresas que empleen esta herramienta tomarán decisiones basadas en lo que los futuros clientes realmente quieren.

Para poder realizar de manera eficaz esta metodología ágil, es importante entender sus fases y por qué son tan importantes.

Empatizar. Es la fase esencial de esta metodología y se ocupa del entendimiento de las principales necesidades del consumidor. Este proceso se centra en analizar profundamente al cliente, comprendiendo sus verdaderas motivaciones al momento de interactuar con una marca.

Definir. Luego de conocer las diferentes necesidades, se definen cuáles son las principales. Se debe realiza una evaluación profunda de los problemas detectados previamente. Al definir las necesidades centrales, será posible proponer medidas para llegar a una solución.

Idear. En esta etapa, el equipo debe pensar creativamente y lanzar distintas ideas para solucionar aquellos problemas que se identificaron. En este proceso está permitido equivocarse, no es una ciencia exacta y debemos buscar diferenciarnos.

Prototipar. Consiste en materializar las ideas seleccionadas. Por lo general, estos prototipos se realizan con materiales de bajo costo, como papel, cartón o plastilina. Esto dependerá del presupuesto con el que se cuente.

Evaluar. Para terminar, los clientes prueban y evalúan los prototipos elaborados anteriormente. De acuerdo a las críticas de los consumidores, el equipo de trabajo podrá hacer correcciones en los prototipos.

Además de la creatividad y la investigación, en esta metodología el trabajo en equipo también tiene un rol clave. La realización de esta metodología se debe llevar a cabo, con profesionales de diferentes ramas para poder tener una visión más amplia y obtener mejores resultados.

Los resultados de estas metodologías y estrategias combinados nos llevan a conocer mucho mejor a nuestro público, cómo se relaciona, qué le gusta, cómo captar su atención y cómo podemos mantener una relación a largo plazo con este. Por eso, es clave para cualquier emprendedor digital, mantenerse a la vanguardia para entender a sus clientes.