image

Claudio Romero, gerente comercial de Leasein, sostiene que la metodología de Design thinking ha colaborado en identificar factores de interés y crear un nuevo contenido de valor para sus potenciales clientes y fidelizarlos.

En el siguiente artículo explicaremos cómo el Design thinking puede ayudar a tu negocio a conocer que buscan, las fases de esta herramienta y cómo crear una relación más cercana con los clientes.

Las cinco fases del Design Thinking

La ventaja que te ofrece realizar un proceso de investigación del Design Thinking es crear soluciones para que los clientes estén más satisfechos con el producto o servicio y fortalecer la relación que tiene con la marca. Son cinco las etapas que te va a ayudar a entender qué es lo que busca el usuario:

  1. Empatizar

En esta primera fase van a ser fundamentales dos acciones: escuchar y empatizar. Ello se debe a que se va a investigar y comprender el problema para el cuál quieres una solución, resulta bastante importante conocer al público al que van a estar dirigidos nuestros esfuerzos. Conocer a nuestros clientes implica indagar sobre cuestiones relacionadas con el servicio que ofreces y, sobre todo, su vida diaria.

Por esta razón, te recomendamos utilizar herramientas de investigación cualitativa como los focus groups (reuniones de grupos), encuestas, entrevistas, entre otros. De esta manera, podrás obtener datos e información más clara del sentir de tus clientes.

  1. Definir

La siguiente fase es focalizar el problema. Aquí, deberás analizar la información y las observaciones recopiladas durante la fase de empatizar. De esta forma, podrás enunciar el problema y empezar a idear soluciones definiendo un objetivo.

Cabe recalcar que es importante crear arquetipos o perfiles para las personas que van a formar parte de la investigación para no tener márgenes de error. Asimismo, en esta fase es vital la inspiración para buscar soluciones. Te recomendamos ayudarte de moodboards, mapas de posicionamiento o mapas mentales.

  1. Idear

Una vez que tengas la información necesaria para resolver el problema, tendrás que iniciar una lluvia de ideas entre expertos en diseño, tecnología y negocios para aumentar la probabilidad de encontrar una combinación única para crear un producto más atractivo o un servicio que mejore la experiencia de los clientes.

En esta fase te sugerimos técnicas como el brainstorming o las notas adhesivas para anotar ideas, que se pude hacer tanto en papel o soporte digital (Microsoft OneNote, Evenote, Squid, etc.).

  1. Prototipar

El fin de esta cuarta etapa es establecer versiones reducidas y poco costosas del producto o servicio, donde se apliquen las ideas surgidas de la fase anterior. Los prototipos son una opción previa a la solución final, así que trata de experimentar con las mejores ideas que se te vengan a la mente.

Para crear un prototipo rápido y experimental, las herramientas sencillas e intuitivas como Canva, Genially, ThingLink, PowToon, Power Point, entre otros, pueden ser de gran ayuda, debido a que las infografías o vídeos presentaciones te ayudarán a comunicar mejor tus ideas.

  1. Evaluar

Finalmente, en esta última etapa debes pedir opiniones diferentes sobre tus prototipos a tu equipo de trabajo y a las personas para quienes los has diseñado. Ello te otorgará información valiosa para pulir algunos errores y comenzar el proceso iterativo de Design Thinking.

Te sugerimos que en esta fase realices entrevistas o tests para evaluar la solución propuesta o, en todo caso, realizar un focus group. También te recordamos que las mejores soluciones llegan cuando te centras en experimentar y en explorar varias opciones.

¿Cómo puede servirle a un emprendedor digital?

El emprendedor digital debe saber que el Design Thinking le da un valor agregado a su empresa debido a que genera nuevas ideas tanto en sus procesos internos como en la percepción del público.

Asimismo, integrar esta herramienta en el marketing digital de tu empresa, ayudará a crear acciones y estrategias personalizadas con campañas más asertivas para captar el interés de tu público meta. También para que la marca se coloque en lugar del cliente y entienda lo que este necesita o demanda.

Además, puede brindarte soluciones para el endomarketing (marketing interno) que servirá para fortalecer tus equipos de trabajo y, por consecuencia, mejor la comunicación entre tu cliente y tus colaboradores.

Tu empresa debe ofrecer ventajas competitivas difíciles de imitar para que puedas sobresalir frente a la competencia, lo que genera un valor agregado para promover tus ventas. Y el proceso de Design Thinking parte de la necesidad del cliente para innovar a partir de ella y llegar a soluciones creativas.

¿Cómo acompañar al cliente?

Aquí te dejamos algunos consejos para que puedas ser un buen guía para tu cliente:

  • Implementar el Disign Thinking te permite a ti y a tus clientes descubrir señales débiles y tendencias emergentes. Por ello, deberás tener una comunicación cercana con tus clientes.
  • Tendrás que capacitar óptimamente a tu personal para que brinde un servicio excepcional para que así tus clientes estén contentos con tu empresa. 
  • Estar en un mundo digital implica crear un sitio web fácil de usar y bastante atractivo para que así tu público pueda tener una navegación más cómoda. Además, tendrás que estar abierto a escuchar las sugerencias de tus clientes en caso de que tu página necesite mejorar.